• Viernes, 20 de Octubre de 2017

Por Restituto Contreras

         

                  Ha pasado el uno de octubre y Cataluña necesita una salida a su problema institucional. No se debe seguir demorando poder encontrarse, hablar y entenderse. Las organizaciones políticas, el parlamento, nuestra Constitución, el Gobierno y nuestra moderna democracia disponen de medios para encauzar un proceso de solución.

                Se ha demostrado que en una sociedad democrática, para solucionar sus problemas es necesario el respeto a la legalidad y a los poderes del Estado. Es algo que comprende hasta un niño en la etapa de educación primaria. Tergiversar la realidad y los procedimientos legales termina por colisionar. Nuestro Estado, la Unión Europea y las organizaciones internacionales no lo aprueban. A partir de ahora hay que entrar en un proceso que operativamente establezca un marco para solucionarlo. Todos hemos reflexionado sobre lo sucedido; pero es necesario elevarse sobre los puntos de desencuentro, comentarios, obstinaciones, errores y hasta de los enfrentamientos.

                No es ético pretender aprovecharse y vivir del conflicto permanente, sin ofrecer soluciones legales constitucionales. Buscar la libertad de los demás, pero con engaño, es inmoral y termina por volverse en contra. Como decía Pedro Sánchez el pasado sábado en Bilbao, uno de los errores de los independentistas ha sido atropellar las instituciones catalanas, el Estatuto y la Constitución. Otro de los errores es el del Gobierno de España. Sin entrar en las circunstancias de la aprobación del Estatuto, origen del problema, pretender atarse indefinidamente a la ley sin hablar, como ha hecho Rajoy, impide considerar la salida política.

                El PSOE hizo una propuesta que fue aprobada, la Comisión para el diálogo y evaluación del modelo territorial, para su modernización. Hablar, encontrar soluciones y superar la etapa de frentes. Opinar, proponer, votar… algo que permanentemente está haciendo el Partido Socialista. Ahora está terminando el proceso de Primarias en las organizaciones territoriales. El pasado sábado en Madrid terminaron las Primarias donde fue elegido JOSÉ MANUEL FRANCO, con más del 71% de los votos. Destacando el buen ambiente en el reconocimiento de los resultados, con los otros candidatos presentes y Sara Hernández, secretaria general saliente presentando el acto con toda normalidad y un espíritu constructivo y solidario que la honra.

                Mencionaba Pedro Sánchez que las tres palabras que resumen el Proyecto Socialdemócrata son los derechos, las libertades y la CONVIVENCIA. “Sabemos gobernar la diversidad que tiene este país, lo hemos hecho en todas las Comunidades Autónomas.” Comentó algo importante: “Cuando dejamos el Gobierno en 2011 en plena crisis económica, el independentismo en Cataluña no superaba el 15%. Hoy está por encima del 40%. En la cuestión territorial también tenemos una diferencia profunda con la derecha española.”

                Otra de las propuestas del PSOE es la Reforma de la Constitución, algo que planteó en 2013. “La España del 2017 tiene que verse reconocida en la Constitución española. No significa hacer una enmienda a la totalidad. Actualizarla, modernizarla, en función de los derechos, las libertades, el reconocimiento de la diversidad territorial, para que tengamos una España plural donde quepamos todos.”

                Miquel Iceta, que también intervino en Bilbao expresó: “Esperamos confrontar nuestras propuestas con las de otros grupos políticos.” Fue interesante su alusión a las excusas que algunos grupos  utilizan para buscar notoriedad. No es admisible hablar de derrotar a Rajoy cuando tuvieron la oportunidad de hacerlo y lo evitaron. Resalto su afirmación de la necesidad de apagar el incendio político que se ha originado en Barcelona. “Vamos a apagarlo con ideas, propuestas y metiéndonos en la piel del otro”.

                Pedro Sánchez ha realizado unas declaraciones de hombre de Estado. Extraigo algunas frases: “Se ha demostrado el fracaso de dos políticas, la del rupturismo del independentismo y la del inmovilismo de quien gobierna desde hace seis años España(...)El desacuerdo con las cargas policiales(...)Respaldo a la integridad territorial de nuestro país(…) Los actuales dirigentes de la Generalitat han sacado la política de las instituciones y la han llevado a la calle dividiendo y poniendo en riesgo la convivencia de la sociedad catalana(...) Los ciudadanos deben tener la seguridad de que estamos con el Estado. A pesar del Gobierno, el PSOE está con el Estado de derecho(...)  El cumplimiento de la palabra dada(...) A los catalanes y al resto de españoles quiero trasladarles un mensaje de estabilidad, de seguridad y de diálogo para lograr ese acuerdo que supere esta crisis política que dura muchos años…”

                Es muy importante que se imponga la confianza y la tranquilidad entre todos. Dejar que las organizaciones políticas y las instituciones funcionen. Valorar la convivencia y las relaciones de normalidad que existe en Cataluña. A veces, los medios de comunicación se reiteran excesivamente con imágenes conflictivas, cuando la realidad es más pacífica. Tiene que destacar la inteligencia, asertividad, el pacto y el consenso, que deben prevalecer sobre las reacciones primarias y beligerantes. Como decía Pedro Sánchez, la única victoria es el acuerdo.