• Viernes, 15 de Diciembre de 2017

El Desgobierno del Sr. Vivas derrocha los fondos públicos en “arena rubia” para el Chorrillo

Por MDyC

El Desgobierno del Sr. Vivas derrocha los fondos públicos en “arena rubia” para el Chorrillo

El MDyC duda de la calidad y salubridad de esta arena

El  impacto medioambiental en las especies acuáticas vegetales y animales no se analiza

Tres millones de euros para embellecer todo el litoral ceutí.  Adecuar las playas de la bahía norte y las de la bahía sur está muy bien. Parece hasta una buena noticia que los problemas presentes de la  ciudadanía  para disfrutar de sus playas se vayan a resolver.

Sin embargo, desde Movimiento por la Dignidad y la Ciudadanía (MDyC), lamentamos decir que una vez te adentras en las distintas actuaciones en las que quieren liquidar tan jugosa cantidad, comienzas a dudar de algunas de ellas y en concreto de las de más envergadura.

Y es que malgastar el grueso de esa cantidad en traer arena rubia de la Playa Caños de Meca (800.000 euros) no solo es un disparate económicamente hablando, sino que la experiencia con el anterior relleno de la Rivera nos indica que si bien estéticamente puede dar como resultado playas “caribeñas”, se convierte en una problemática ambiental (ya que la erosión de la arena no asentada produce turbidez que afecta al ecosistema) y de salud (dependiendo de los organismos que habiten esa arena), esto es algo obviado en todo momento en la memoria ambiental que debe acompañar a dicha actuación, al contrario, simplemente se nos niega a la ciudadanía una información valiosa a la que tenemos derecho. Además  de olvidar los graves problemas causados en la navegación del Foso de San Felipe, que tuvo que ser cerrado por falta de calado y tuvo que dragarse para devolverle la navegabilidad

Por ello, la ampliación de esta actuación a la playa del Chorrillo es un detalle que agranda nuestra preocupación, ya que las dudas sobre la calidad y salubridad de esa nueva arena y su impacto medioambiental en las especies acuáticas vegetales y animales, quedan en el aire.

Además ese Caribe artificial que será la bahía sur puede resultar efímero, ya que en el próximo temporal justo recién se acabe el relleno, esa remodelación del perfil de la playa queda al antojo de la fuerza de la naturaleza. 

Por eso desde el MDyC nos oponemos a que cerca de 1 millón de euros sea “tragado” por el oleaje sin más justificación que la “mejora de las condiciones de uso por demanda social”, y a la vez, esa mejora no puede quedar garantizada por quedar a merced de la climatología venidera.

Para la playa de la Almadraba, que en un principio iba a formar parte de ese Caribe particular, se ha maquinado otro plan. La arena  que va a recibir será dragada del espigón del Tarajal, de la que se ha ido acumulando desde que se construyera, según el Concejal de Medio Ambiente.

Hemos de decirle al supuesto responsable del área que esa información puede resultar errónea. La cantidad de arena que cubría el espigón en su construcción ha ido reduciéndose con la erosión producida por el oleaje hasta conseguir un equilibrio de aportación de arena que es cíclico año tras año. Reducir aún más la arena de esa zona, pone en riesgo al propio espigón, que se vería afectado por los temporales al quedar desprotegido. Esto es algo que los técnicos deben saber y que pueden comprobar fácilmente con las herramientas digitales-satelitales disponibles para sus trabajos.

Por otro lado, esta pequeña actuación de relleno de la playa de la Almadraba con unos 1000 m3 de arena no se justifica como necesaria desde el mismo informe técnico realizado por el Centro de Estudios de Puertos y Costas,  al ser una “playa junto a las playas contiguas Tramaguera y Tarajal,  en buen estado, estando en la actualidad en acreción”. Es decir,  el volumen de arena aumenta año tras año de manera natural. Realizar la actuación en pleno periodo de baños, no parece el momento más adecuado para acometerla, una muestra más de la falta de planificación del Desgobierno del Sr. Vivas.

Por todo lo expuesto, el MDyC tiene claro que estas actuaciones no deberían llevarse a cabo. Máximo cuando en algunos pudieran existir duplicidades con las actuaciones previstas por la Confederación Hidrológica del Guadalquivir. Proceder a dar “luz verde” por parte del Estado, como necesita el concejal de Medio AMbiente para actuaciones que no son de su competencia, requeriría  identificar y corregir previamente los factores determinantes de origen antrópico o bien por catástrofes naturales del deterioro de las playas. No nos consta que se haya realizado ni una cosa ni otra antes de decidir despilfarrar el dinero de todos los ciudadanos. Se busca una solución grosera y sin medir las consecuencias, como cuando se le da al niño el cubito de playa para que se entretenga llenándolo y vaciándolo de  divertida arena, a su antojo.

A todo lo expuesto, deberemos ir sumando todas cuantas barrabasadas se dispongan a ejecutar desde la Concejalía de Medio Ambiente y Sostenibilidad, desoyendo como siempre hacen a las personas, entidades y organizaciones que convertirían el derroche económico que se va a producir en una inversión justificada debidamente y sostenible medioambientalmente. Algo que una vez más, con este Desgobierno del Sr. Vivas, a nuestro pesar y al de todos los ciudadanos, es imposible que suceda.