• Viernes, 15 de Diciembre de 2017

Los marujeos de la progresía de izquierdas

El esquinazo. Por Jesús Carretero

Aquí no salimos de una y ya estamos metidos en otro intento de aventura del fracaso. Y para seguir, en la cresta de la ola, especialmente Pedro Sánchez, ahora que no está en el Congreso y cuando su único objetivo es “tomarse” un día un café en La Moncloa, tras las declaraciones de Mariano Rajoy, con buen tino, en la Audiencia, el ínclito Sánchez, en una comparecencia, sin interlocutores de ningún tipo, pidió la dimisión de Mariano Rajoy.

Da pena que personajes del talante de un secretario general del PSOE, como es Pedro Sánchez, no tengan el más mínimo reparo, a la hora de hacer el ridículo, como lo viene haciendo este sujeto.

Sánchez, aspirante en el futuro a ser presidente del Gobierno de España, si es que no vuelve a rebajar la cuota del PSOE, exigió la marcha de Rajoy para que “ponga fin a su agonía antes de que agonicen las instituciones”. Un marujeo más.

Se necesita geta y especialmente  que sea el personaje que ha logrado la tasa más baja en unas elecciones, encabezando la candidatura del PSOE.

Y como sabe que él solito no va a poder lograr nada, porque el PSOE con él es menos PSOE que nunca lo habría sido, lo mejor para sus intereses, ya veremos con qué resultados, es estar cerca de Iglesias, aunque dudo mucho que esta pareja pueda llegar a entenderse de verdad. Y es lógico, el uno y el otro, por distintos motivos aspiran al mismo trozo de tarta y sin que yo tenga una gran simpatía por Iglesias, creo que puestos ambos a buscar la mejor parte, esa se iría a los dominios del de Podemos.

Es, lo tengo que repetir, un auténtico marujeo el que se traen los de las izquierdas, por cuanto hay otra puesta en escena, por parte de Podemos. Manuel Pablo Iglesias salió “escopetao” al concluir el interrogatorio a Rajoy para pedir un pleno extraordinario. Era la “gilipollez” del día.

¿Y qué quería en ese pleno?. Seguro que no propondrán que se normalice la situación de Venezuela, por ejemplo. Eso les resbala a los “Podemitas”,  porque a ellos les va más eso de las algaradas de su corte.

En el fondo, Sánchez sólo sueña con Rajoy y, de reojo, no sabe como abordar las perspectivas de Manuel Pablo, en tanto que Iglesias seguirá meditando cual será el esquema de un nuevo Gobierno, sin Rajoy, pero tras darle un puntapié, en el trasero, a Sánchez.

Soluciones no presentan ninguna de las dos partes, el uno y el otro se dejan ver, sin saber donde están, algo así como los programas del marujeo o del cotilleo que tanto abundan en ciertas cadenas de tv, y en las que se dan soluciones para todo, sin explicar donde está la base.

Lo más curioso de todo es que mientras estos satélites hacen el gilipollas, con sus manifestaciones, los datos de las últimas fechas acompañan a Rajoy, al haber bajado ya de los cuatro millones del paro, cifra que se había superado desde 2008.

Sin que sea santo de mi devoción, que no lo es, ni aun habiendo correteado como yo, en mi propio pueblo, Rajoy les sigue comiendo la merienda a estos aprendices de demócratas o, mejor dicho, de demócratas baratos.