• Viernes, 25 de Mayo de 2018

El esquinazo. Por Jesús Carretero

No sé si ha tardado mucho en llegar a escena, pero lo que sí es cierto es que hacía falta tirar de la Constitución para poner orden y restaurar el orden constitucional que ha sido roto y ninguneado por Puigdemont y todo ese séquito que le viene secundando. Se mire como se mire, ha habido una auténtica rebelión contra la Constitución.

Con todo, y a pesar de las falsas y erróneas interpretaciones que se están dando estos días, tanto por los que se dejan llevar por las informaciones periodísticas, como por otros que juegan a politólogos de tres al cuarto, hay que decir que el artículo 155 no disuelve la comunidad autonómica, sino que lo que llega a hacer es reformarla, de la situación en que se encuentra. Esto debe quedar muy claro, para evitar confusiones de buen o de mal talante.

Con el 155 lo que está claro que va a suceder es que se disolverá el Parlamento secesionista y necesariamente habrá que ir a unas nuevas elecciones. Y es cierto que el Parlamento, en su día, se conformó legítimamente, pero ha perdido tal legitimidad al haberse salido de o al haber obviado lo que es y lo que ordena la Constitución. Con esto, lo que estamos diciendo y hay que dejarlo muy claro es que:” el Govern se ha salido, muy especialmente, del orden constitucional y eso primero desde el Gobierno y, definitivamente, desde el Senado hay que atajarlo, para que las leyes y la Constitución estén en su justo sitio”.

El día se nos presenta muy especial, porque es la vez primera, en todos estos años de democracia, que ha habido que recurrir a este artículo, tras una ininterrumpida serie de irregularidades llevadas a cabo desde el Gobierno de Cataluña y desde su Parlamento.

En muy pocas líneas el artículo 155 nos pone en claro todo aquello que, especialmente ahora, ha venido haciendo el Gobierno de Cataluña y su parlamento. Este es el texto completo del artículo 155 de nuestra Constitución:

“1.- Si una Comunidad Autónoma no cumpliere las obligaciones que la Constitución u otras leyes le impongan, o actuare de forma que atente gravemente al interés general de España, el Gobierno, previo requerimiento al Presidente de la Comunidad Autónoma y, en el caso de no ser atendido, con la aprobación por mayoría absoluta del Senado, podrá adoptar las medidas necesarias para obligar a aquella al cumplimiento forzoso de dichas obligaciones o para la protección del mencionado interés general.

2.- Para la ejecución de la medidas previstas en el apartado anterior, el Gobierno podrá dar instrucciones a todas las Comunidades Autónomas”.

La situación está clara. Los Puigdemont y seguidores ya se han saltado muchas veces la línea divisoria entre lo legal y lo ilegal, entre lo legítimo y lo que no lo es, por lo que ¡¡Bien venido sea el hecho de hacer uso de este artículo!!. Especialmente para seguir en un país democrático, en el que sigue existiendo la división de poderes y en el que la ley tiene que ser para todos y no para el capricho de que tres botarates se la vayan saltando a su capricho.

¿Por donde se va a empezar? Este es el primer aspecto a tener en cuenta y no creo que nos equivoquemos al decir que el orden o la garantía de este orden puede ser el primer paso con lo que ¿Habrá confianza en los Mossos para tenerlo garantizado?. De momento yo lo dudo mucho.

Y como “la pela es la pela”,el punto siguiente pueden ser las finanzas. Tiempo al tiempo, porque hoy debe ser un día histórico para la futura Historia de España.