• Sábado, 17 de Noviembre de 2018

El esquinazo. Por Jesús Carretero

Y no es para menos, por cuanto hay más de uno y más de media docena que no se sienten seguros, según a qué horas, en ciertas partes de la Ciudad, por tanto gamberro suelto como anda, a sus anchas, sin que se les frenen sus acciones, muy lejanas de lo que debe ser camino de la seguridad.

Esta situación, que se repite, ha hecho que un grupo de personas, menos de las que debieran haber salido, haya salido a la calle a reclamar seguridad, frente a la delincuencia y las agresiones.

El personal está harto, taxistas, peatones o conductores de autobuses, pueden ser el blanco de unos niñatos o más que niñatos, sin que los cuidadores del orden salten a la escena a corregir esta “locura”.

No sé como  se está tomando esto, si en serio, o “en el terreno de nadie”, en la Delegación del Gobierno y en la “santa casa madre” Ayuntamiento.

Y no me digan que es un simple dato el que el conductor de un autobús sea atracado a punta de pistola o con un cuchillo. Eso tiene más, mucho más, por detrás, con lo que nada extraño sería que, en determinadas rutas y a partir de ciertas horas, los servicios públicos se cortaran, si es que no se garantiza la seguridad, por ejemplo, para el conductor y, además, para otros posibles clientes.

¡¡Basta ya!!. Esto no creo que se haya llevado a FITUR, y seguro estoy de que a aquellos que estuvieron representándose a ellos, más que a la auténtica Ceuta, no les llegarán estos asaltos. Seguro que no.

¿Y los políticos qué dicen de todo esto?. Más bien poco, o algunos de ellos especialmente, porque en esa “mini –manifestación” por el centro de la Ciudad no parece que interesara mucho al partido en el Gobierno, aunque sí hubo alguna representación de PSOE y de MDyC.

Llegados a esto hay que decir ¿No se había enterado de todo esto el resto de la “casta política”, con representación en la Ciudad?. No me explico que Ciudadanos que, en todas partes va ganando terreno, aquí en Ceuta esté, no se sabe donde, pero nunca donde se haría necesaria su presencia.

De Caballas poco se puede decir, salvo cuando ellos son los que “montan su jolgorio”, del que van a sacar algún provecho y los otros, especialmente el PP, no son capaces de tener  asegurado el orden y además no se les ve donde debieran mostrar su auténtico interés para que todo marche bien.

Muchos años en el poder desgastan, pero si no hay fuerzas suficientes, para cumplir con su labor, la palabra dimisión no tiene por qué ser un adorno.

El término “indocumentado” parecía que era algo que había desaparecido en nuestro día a día, pero no estoy seguro de que eso sea cierto, cuando un niño de diez años fue atracado, al ir a comprar  el pan, algo que le había mandado su madre, y tres jóvenes de esos, de los indocumentados, no encontraron presa mejor que este chiquillo. Da vergüenza y asco que en tan sólo 18 kilómetros cuadrados no se tenga un control serio y verdadero de la situación.

¡¡Ah!! Y que no hablen de alarmismos, porque el conductor que ha sido atacado, y no a altas horas de la noche, no está dando una alarma inexistente. Ha soportado el atraco en sus carnes y el chiquillo que fue atracado al ir a comprar el pan, tampoco se inventó nada. Hay lo que hay, y lo que tiene que haber, desde ahora, es seguridad.