• Domingo, 21 de Octubre de 2018

El esquinazo. Por Jesús Carretero

Una situación que no cambia, y unos organismos oficiales que no quieren, no pueden o no saben como abordarlo, cuando es el momento de hacer algo, algo serio, para que la situación de la frontera cambie, a mejor.

Ya son varios, muchos, los meses que llevamos con este problema, con lo que, querámoslo o no, Ceuta se queda encerrada, prácticamente encerrada, sin recibir todas las visitas que podrían llegar a nuestra ciudad y que querrían visitar Ceuta, especialmente para comprar.

La situación es esta. Del otro lado del estrecho, cada vez viene menos clientela, porque no es mucho, ahora mismo, lo que Ceuta puede ofrecer a muchos de sus visitantes que no lo tengan al otro lado del estrecho.

La alternativa se puede dar con la entrada de visitantes de Marruecos, pero hay o puede haber muchos de ellos que vendrían si a la entrada no tuvieran que perder dos, tres o más horas por asuntos de la frontera y para salir correr el mismo riesgo y otras horas como a la entrada, con lo que muchos de ellos eligen no venir.

Naturalmente, el comercio se está viendo perjudicado y podrá perjudicarse más, si a esto no se le da una solución.

Naturalmente que esa solución tiene que venir, también, de que haya una mayor flexibilidad al otro lado de la frontera y para eso, a nivel local y, más aun, a nivel estatal habrá que negociar lo negociable para poder solucionar todo esto.

No estoy apuntando sólo a la Plaza de África o a la Plaza de los Reyes. Hay que mirar más arriba, pero si para cuestiones de menos calado, como puede ser “limar la situación de un director provincial de Educación, en pleno verano” no se escatimó tiempo para viajar a Madrid, para esto que es más, mucho más trascendente, habrá que hacer lo posible y lo imposible para dar una solución rápida y definitiva.

Las organizaciones empresariales han comenzado muy en serio eso de tratar de encontrar una solución y han empezado mirando a la población para que, si lo consideraban oportuno, firmaran un manifiesto donde se trata de ver qué solución se puede dar a todo esto.

Hemos entrado en un nuevo año y ahora se refuerza su petición con la presencia en la calle de un stand, que recorrerá la ciudad, en busca de firmas, y reclamando una solución.

El apoyo de la ciudadanía está siendo muy grande y creo que se darán cuenta en las dos administraciones, en la Delegación del Gobierno y en la propia Ciudad Autónoma.

En los primeros contactos, la recogida de firmas está siendo muy numerosa, y no nos cabe la menor duda de que esas 10.000 que se buscaba, en un principio, van a ser superadas antes del fin de semana.

Esperemos que, no como regalo de Reyes, sino como necesidad para muchos ceutíes, especialmente para los del comercio, el problema de la frontera esté terminando de ser un gran problema. Claro que el paso definitivo, además de las firmas, debe partir de la actividad de la Plaza de los Reyes y de la Plaza de África.