• Viernes, 15 de Diciembre de 2017

El esquinazo. Por Jesús Carretero

Hace un par de días, en la Universidad de Salamanca, Jean-Claude Juncker, presidente de la Comisión Europea, fue distinguido por esta universidad con el galardón de Dr. Honoris causa, algo que son pocos los que lo logran y poquísimos con unos méritos contraídos como el propio Juncker.

Y digo eso de méritos contraídos, porque a parte de sus pasos seguros, desde hace tiempo, en la Unión Europea, ahora, ante la problemática suscitada por Cataluña, no ha cerrado los ojos, los ha tenido y los tiene muy abiertos, como lo demuestra en una de sus frases vivas de verdad y que va a dejar huella:” Digo no a cualquier forma de separatismo que aporte división, en la UE”,añadiendo algo más a todo esto:” Los nacionalismos son el veneno que actúa en  Europa y que representan una quimera sobre mentiras”. No se puede decir más, con esas palabras sobre lo catalán de estos tiempos.

Y yo no  creo que hagan falta más datos para enjuiciar el pensamiento de Juncker en una problemática tan desacertada, cruel y traidora, como es todo lo que está rodeando a lo que pretendió ser un plan secesionista que ha terminado, especialmente, con Puigdemont haciendo turismo en Bélgica, mientras que su segundo de a bordo, con otros cercanos a ambos, llevan ya varios días entre rejas.

¿Quién engañó a quién?: Habrá mucho que decir, para llegar a una solución clara, aunque ya es lamentable oír, de tierras catalanas y no lejanas a la corriente separatista que: “el que parecía el tonto del pueblo se está riendo de todos los demás”. Manda “güevos”  que hubiera dicho Trillo y que Junqueras aunque no lo diga lo estará pensando, con esto de: “las rejas, el dinero, los huidos y ... la traición a lo que habían propugnado”.

Y ahora, mejor dicho el pasado día 8,otro fracaso, en la huelga esa anunciada en Cataluña que aportó mucho alboroto, con pocos alborotadores, los contados de todo, muy poco seguimiento y lo único destacable fue el que muchos llegaran tarde al trabajo, por el corte de carreteras, pocas docenas de alborotadores, eso sí, sentándose  en medio de las carreteras para impedir el paso. De vergüenza.

La huelga, hay que decirlo, no fue apoyada por nadie más que por esos alborotadores que ya deben estar bien señalados y bien marcados. Esos no representan a nadie, ni a ellos mismos.

Sea como sea, Europa se planta, ante lo catalán, especialmente cuando varios diputados europeos piden firmeza y seriedad a la Unión Europea, y desde Europa, no sé si también desde Cataluña, ven cierto apoyo de Moscú al proceso del secesionismo, tanto ahora a lo de Cataluña, como en otros casos a cada movimiento similar de los que se han dado. ¡¡Lo que nos faltaba!!.

Pero en una columna de hoy, en la que salga a colación Cataluña, no podemos por menos de mirar hacia Puigdemont y a ese sainete que viene interpretando con cortes de tragedia.

Lo de Forcadell ..., ya veremos y es que, tras su paso por el Supremo y fugazmente por la cárcel, estoy convencido de que el propio Fraga o José Antonio y ... todos los que cada uno quiera ir añadiendo se habrían quedado chicos en juramentos, elogios y cariño a la bandera y a todas las instituciones.

¿Toda esa declaración de Forcadell era sincera?. Yo no me lo creo, aunque puedo estar equivocado. Las cosas están como están,  si hubo mentira ante el juez, el tiempo lo irá diciendo.