• Miércoles, 19 de Septiembre de 2018

El esquinazo. Por Jesús Carretero

Aunque tarde, porque ya era hora de hacer algo, parece que, definitivamente, los políticos se han dado cuenta de que, en el comercio en Ceuta, no sé si igualmente en Melilla, estaba fallando “algo”, o mucho más que algo. La solución aguarda y no nos agradaría que tuviera que aguardar mucho tiempo más.

Sea como sea, Ceuta y Melilla parece que irán por el mismo camino, pero lo menos agradable, desde mi punto de vista, es que una y otra ciudad vayan cogidas de la mano de Montoro, un ministro que nunca ha dicho una palabra mala, pero muchos estamos esperando que algún día tenga un buen hecho.

Si ese hecho llegara para Ceuta y para Melilla sería la mejor noticia que hubiéramos tenido, en muchos años.

El alcalde de Ceuta, o presidente de la Ciudad, Juan Vivas quiere despedir el año con algo positivo para los negocios ceutíes y lo primero que marca es la creación de un registro de importadores, con lo que se establecería la veda a ciertos negociejos que aparecen con unas dimensiones muy grandes pero ..., con mucha menos claridad.

Por encima de todo, hay que establecer un orden, tiene que haber infraestructuras y así se sabrá, de verdad, lo que hay y más de uno de los negocios sobredimensionados tendrán que dar un giro de más de 180 grados para seguir subsistiendo.

Estamos en Ceuta, pero también miramos hacia Melilla y en las dos ciudades autonómicas hay que y se requiere activar el ambiente comercial.

Y si lo que se proponen ahora se lleva a cabo, puede dar un resultado positivo que hasta ahora, antes, nunca existió. Un serio control del destino de las mercancías estaba siendo necesario y sigue siendo necesario, pero ya veremos si se da el último paso, ese paso necesario para poder luchar, de verdad, contra el fraude.

Si se llega a buen puerto seremos los primeros en felicitar esas gestiones, pero si todo se queda en simples palabras, también, habrá que decir a quienes han entrado en la cuestión, que se volvió a dar un paso en falso.

Juan Vivas ha hecho un primer encargo urgente a la consejera de Hacienda para que la revisión de las ordenanzas esté ya dispuesta para los últimos días de este mes y año. Ahí está el proyecto, un proyecto que se pretende a pocos días vista luego ya veremos que se dice en el Pleno, porque ahí “saldrá el de siempre” mirando por unos intereses ajenos a lo que es y a lo que necesita Ceuta.

Lo más positivo de todo este movimiento es que, por fin, no se va a ir cada una de las dos ciudades por su parte.

Ambas van unidas, más que nunca, tanto Ceuta como Melilla, porque una y otra se ven envueltas en una problemática muy parecida.

Y positivo será si las dos ciudades autonómicas llevan puntos de confluencia, para una actuación similar, lo que sería muy beneficioso para ambas.

Se acercan días de mucho trabajo, de trabajo serio, también de intereses encontrados por otras partes. Ahora bien si se sale con orden de aquí, se habría dado un gran paso, si todo se queda en “agua de borrajas” más de uno tendría que hacer uso de la palabra dimisión y si lleva la compañía de Montoro, en esa dimisión, mejor que mejor. Esperemos unos días.