• Viernes, 15 de Diciembre de 2017

El esquinazo. Por Jesús Carretero

Otro ex presidente de Cataluña y posiblemente el que más encendió la mecha para que Cataluña dejara de pertenecer al Estado Español.

Mas es el claro ejemplo de cómo los separatistas nacionalistas no son los más izquierdosos, ni en Cataluña, ni en otros lugares donde se recurre a los nacionalismos para dejarse ver.

Y Artur Mas no pudo llegar a nada, porque su inteligencia no le permitió llegar más lejos de aquel 9-N del que ya casi nadie se acuerda.

Tras Mas ocupó la presidencia catalana Puigdemont, el hombre que parecía papel mojado, en manos de Junqueras y del propio Mas, pero mira por donde “el papel mojado” es el único que está tratando de mirar para otro lado, mientras que ahora mismo tenemos a Junqueras, entre rejas, a Forcadell, en casa, tras haber pagado 150.000 euros y a Artur Mas pidiendo ayuda, no sé si a la puerta del metro o en las inmediaciones de la catedral, para poder pagar 2,8 millones de euros por su fianza-

Ahora mismo, no sé si será una “pose” pero, aunque de esta gente uno no puede creerse nada, las manifestaciones de Mas le ponen en una situación aparentemente complicada, cuando dice que algunos ya tienen los pisos tasados y valorados, con lo que si no hay más remedio los tendrán que poner.

No me creo nada, porque aunque no sea, que no es, una lumbrera, sin embargo, con tantos años en la “alta política” catalana, salvo que él sea el más honrado, que lo dudo mucho, o el más “gilipollas”, ha podido”mangar” eso y más, con lo que pagar la fianza.

Y es más, si tiene que entregar el piso e irse a vivir debajo de un puente o a una chabola alquilada, tampoco pasaría nada, porque él se buscó, con sus andanzas, llegar a lo que se ha llegado en Cataluña, que no era, no es y no será nunca el Edén, aunque muchos iluminados como él, o como otros satélites que están huidos o que están entre rejas, pensaran lo contrario.

Naturalmente, no voy a ir a Cataluña ahora, porque nada se me ha perdido allí, pero instaría a todos los catalanes que gocen de sensatez, que vuelvan las espaldas en cuanto al apoyo al burgués Arturo Mas.

Lo de Mas ha ido en serio, desde que en el mes de septiembre el Tribunal de Cuentas le comunicó al propio Mas que tenía que depositar una fianza, “de simple ruina”, 5,25 millones, por aquellos gastos de las arcas públicas en el asunto del ya olvidado 9-N.

Una parte de esa fianza se ha pagado ya, en el pasado mes de octubre, 2.2 millones, cuando la caja de solidaridad movida por Omnium Cultural y la Asamblea Nacional Catalana, aportaron todo ese dinero.

Afortunadamente, la justicia está funcionando aquí, en todos estos asuntos, con lo que los “pesos-pesados” de Omnium Cultural y ANC, ahora viven entre rejas, cosa que impedirá, de momento, que más ayuda, desde ahí, vuelva a tener Arturo Mas.

La consulta soberanista del 9 de noviembre de 2014 sirvió para que muchos pensaran en el Paraíso de Cataluña, menos mal a que con la justicia en su sitio, tanto aquello, como lo más reciente, del mismo corte, se va poniendo en su justo sitio.

Los 150.000 euros de Forcadell, aunque eso parece simple calderilla, tendrá que averiguar la justicia de donde han salido.

Lo que le falta por pagar a Mas que lo pague él con el piso/pisos o con sus huesos en la cárcel, y con el atuendo carcelario puesto. Así estaría más bonito.