• Viernes, 15 de Diciembre de 2017

El esquinazo. Por Jesús Carretero

No me cabe duda de que en este país, en el que estamos viviendo,   todo el mundo sabe de medicina, todos saben de fútbol pero, especialmente, de lo que todos saben es de enseñanza, de educación.

No hace falta más que entrar en cualquier conversación futbolística para que el”patán” más “patán”,que jamás vio, en directo, un partido de fútbol, nos cuente y recuente los “defectos” que tenía Kubala, a la hora de tocar el balón. Posiblemente el personaje en cuestión no ha visto jamás jugar a Kubala, porque este fenómeno del balompié dejó de jugar antes que ese “experto futbolístico” hubiera nacido. Es un simple ejemplo.

Si nos acercamos a la medicina, ahí tenemos súper especialistas en todo, cualquiera que oye que su suegra tiene dolor de barriga, al instante tiene el remedio a mano, recordando uno de aquellos potingues que su bisabuela daba a unos primos simplemente por estar acatarrados. Esto, naturalmente, es de traca y ahí lo vamos a dejar. Porque en lo de la enseñanza es el cuento de nunca acabar, y tras 46 años ininterrumpidos de profesional, día tras día en el aula, no acierto a comprender como la casta política tiene la osadía de “meter la mano” en algo que tenga que ver con la enseñanza en nuestro país.

 Eso sí, la casta política, en esto también, buscando su propio provecho, o sea se, los votos. Y es de nuestros días una decisión de varias comunidades, curiosamente, gobernadas por el PSOE, de permitir a los centros que concedan el título de la ESO en junio a alumnos que han suspendido dos asignaturas.

Aquí el aprobado, ni siquiera a plazos, más bien parece eso de a su auténtico gusto. En esto, tratándose del PSOE no me extraña nada, porque en mis 46 años en la cátedra, he visto como se llevaba a cabo un bachillerato de seis años, además del preuniversitario, luego después el COU.

Tras esto y todavía con D. Francisco al frente del timón aparecieron la señorita Galino y Díez Hochleiner, para “egebeizarnos”la enseñanza, dejándonos el Bachillerato de tres cursos más el COU.

Aquello ya olía mal, pero era llevadero, hasta que con el PSOE en el Gobierno empezaron las reformas, los alumnos tenían que jugar, antes que estudiar y hoy, a decir verdad, podemos llegar a casos como éste que pueden darse en Andalucía, Baleares, Aragón, Extremadura y Canarias. Lo más granado en Educación.

Ahora bien, lo más curioso es que el PP del 1996 al 2004, con el poder en sus manos no llegó a establecer una reforma seria o que lo pareciera, hasta el último año en el poder, con lo que al llegar, nuevamente, el PSOE se cargó aquello que no tuvimos tiempo de saber si era bueno, malo, regular o “medio pensionista”, y ahora llevan desde 2011 en el poder con bandazos de todo tipo, pero sin haber establecido una ley de Educación que convenza a todos.

Como docente, durante casi medio siglo, me da vergüenza que en este terreno medren, también, los políticos y en nada creo que llegará a ser útil ese Pacto de Estado por la Educación en el que trabaja el Congreso. Un globo más, con unos memos que no han sabido aprovechar sus etapas de mandato, con un PP que se ha quedado mirando a las “batuecas” y con unos desinformados del PSOE que ni saben, ni van a aprender jamás.