• Miércoles, 23 de Mayo de 2018

El esquinazo. Por Jesús Carretero

Lo que nos faltaba ya, que lo que en tiempos parecía algo serio, eso parecía, en torno a la autonomía de Cataluña, se esté convirtiendo en una agencia de viajes, con rumbo “a no sé donde”, o en una academia peripatética Barcelona- Europa, sin saber, a ciencia cierta, hasta donde pueden llegar o qué disciplina “educativa” están tratando de impartir.

Es algo que ya no se puede tomar en serio y, especialmente, cuando vemos que, ahora, Ponsati se acaba de instalar en el reino Unido, me supongo que para buscar unas leyes que amparen sus deseos de secesión.

Todos estos viajes, desde Waterloo hasta donde sea, quedarían más bonitos si los estuvieran pagando ellos de su propio bolsillo, pero lo que “nos tiene que llevar los demonios” es que, unos con “ la tractora amarilla” y otros con la invocación de Strasburgo intenten hacernos creer que buscan unas leyes serias, cuando lo que, de verdad, están haciendo es reírse de todos los demás.

Yo me supongo que en “la Venecia francesa que, en otros tiempos, fue alemana, Strasburgo” tendrán trabajos más serios que la”gilipollez” que van a intentar meter de matute unos que han desoído y siguen desoyendo y menospreciando las leyes del Estado Español.

Y es que la corresponsalía de agencias  de viaje de estos “buscadores de la república de Cataluña”, va creciendo cada día más o menos así: Waterloo- Suiza- Reino Unido – corresponsalía de Strasburgo”,lo que digo, una auténtica academia peripatética con unos recursos que para sí hubieran querido tener, allá en la Grecia de varios siglos antes de Cristo.

Y lo que no sé es si en “la publicidad viajera esa” aparecerá algún tipo de slogan como “España nos roba”, hasta ahí podíamos llegar, que con nuestros impuestos uno se fugue a Waterloo, otra se vaya a reconquistar, por si César dejó algún rincón olvidado, esa parte de la Galia con los helvecios no sometidos y la otra se empiece a sumar a los del brexit y sus futuros problemas.

Llegado a esto, no sé si “todo este plan” da risa o da asco. A mí me da risa, al comprobar que todavía no se han enterado que en la democracia de España, en la que está Cataluña, hay libertad de expresión y separación de poderes, pero con lo que no podemos comulgar es con que la libertad de expresión es decir, sea como sea, lo que conviene a unos pocos, sin más.

Y me da asco que con la cantidad de problemas y necesidades serios que hay hoy, en España, los tribunales tengan que estar perdiendo tanto tiempo en las gilipolleces que los aspirantes al separatismo están trayendo.

Sea como sea, ellos siguen su “libro de ruta”, sin una dirección clara, y marcándose pautas como “si sale con barbas, San Antón y si no la Inmaculada”. Eso sí, de todos esos viajes no sé cuantos euros o céntimos de euro habrán salido de mis impuestos.