• Domingo, 24 de Septiembre de 2017

DIVERGENCIAS ENTRE LAS ENTIDADES MUSULMANAS

Asociaciones afines al PP promueven una concentración para condenar atentados Barcelona

* Un total de 6 asociaciones, todas ellas muy cercanas al PP, promueven una concentración para condenar los atentados de Barcelona. De las 6 entidades, tan solo dos son religiosas; las otras cuatro son culturales y de tipo benéfico.

Al Idrissi, una entidad marcadamente cultural, es la principal valedora de la concentración que se pretende realizar  el 25 de agosto a las 20:00 horas en la Plaza de los Reyes. Otra entidad que resuelve participar es Luna Blanca, también de carácter social y cultural.  Enfermos Sin Fronteras, entidad dedicada a prestar ayuda sanitaria, se suma a la concentración.  As Salam también es de carácter social. Las otras dos asociaciones, Badr y Mezquita Al Umma, son las únicas de esencia puramente religiosa.

Resulta desconcertante que de más de 55 asociaciones religiosas existentes en la ciudad, tan sólo dos hayan decidido secundar la iniciativa de Al Idrissi y Luna Blanca, auténticos promotores de la iniciativa para mostrar rechazo y condena a los atentados de Barcelona.

La ausencia de la UCIDCE resulta aún más incomprensible, pero que viene a ratificar la disparidad de pareceres a la hora de si los musulmanes deben o no manifestarse en contra de los atentados de Barcelona.

Algunos dirigentes musulmanes han mostrado un criterio distinto al del Idrissi y Luna Blanca, afirmando que los musulmanes no tienen ninguna necesidad ni obligación de justificarse ante hechos como los de Barcelona, ya que "el ISIS es quien más musulmanes mata en el mundo", por lo que "no existe motivo para considerarlo parte de su núcleo, ya que no es así".

Algunos achacan la inciativa de Al Idrissi y Luna Blanca a presiones del Partido Popular y porque reciben subvenciones que les permiten mantener sus actividades. Sea como fuere, lo cierto es que Ceuta cuenta con algo más de 30 mezquitas y más de 50 asociaciones religiosas de esencia musulmana, y que de todas ellas tan sólo dos suscriban la propuesta de Al Idrissi, deja claro que podrían existir intereses promíscuos.