• Viernes, 15 de Diciembre de 2017

UN VECINDARIO CON MÁS DE 40.000 HABITANTES

Inédito: Los vecinos de un distrito de Agadir prefieren obras sociales antes que la construcción de una mezquita

* Los vecinos exigen que el dinero de la mezquita se destine a obra sociales.

foto:bladi
foto:bladi

El alto coste de la mezquita, cercano a los 3,5 millones de euros, ha encendido los ánimos de los vecinos, que no han ocultado su malestar y se han mostrado contrarios a su construcción, exigiendo que dicho dinero se destine a obras sociales, mucho más necesarias que la mezquita.

Los vecinos argumentan que todo ese dinero podría financiar obras sociales inexistentes, tan básicas como dispensarios médicos, centros juveniles… Los promotores de la protesta no ocultan su malestar y recuerdan a las autoridades que “no hay nada”, “no hay escuelas para niños con discapacidad, no hay biblioteca, no hay ningún centro para hemodiálisis, así como que tampoco hay una Comisaría de policía…”.

Los vecinos se quejan de que la atención sanitaria es nula, ya que las dos clínicas existentes sólo abren una o dos horas al día por falta de equipos y medicamentos. Los vecinos también lamentan la inexistencia de instalaciones deportivas. En el distrito habitan más de 40.000 personas

La construcción de mezquitas es costumbre en un Marruecos en el que ya hay más de 50.000 templos. El Ministerio de Asuntos Musulmanes lleva años intentando frenar la construcción de mezquitas, aunque con poco éxito, pues aún pueden verse muchas construcciones, algunas en fase inicial, así como otras de reciente inauguración.

Algunas construcciones tienen un elevado coste económico, sin embargo, el Ministerio mantiene su política de añadir mezquitas a su ya enorme patrimonio.

En Tetuán se acaba de inaugurar una mezquita con capacidad para más de 1000 fieles, y pronto se concluirán las obras de la que se ubica en los aledaños del barrio Málaga, una gigantesca obra en la que se lleva trabajando varios años.

No se despachan los centros sanitarios a la misma velocidad con la que se diseñan mezquitas, como tampoco se trabaja en promover obras sociales que faciliten la vida de los más desfavorecidos.