• Viernes, 20 de Octubre de 2017

ALGUNOS BANCOS MARROQUÍES REALIZARON IMPORTANTES COMPRAS DE DIVISAS EXTRANJERAS ANTE EL TEMOR DE UNA DEVALUACIÓN

El Banco Central de Marruecos (BAM) asegura que no habrá devaluación del dírham

* En una conferencia de prensa, Abdelatif  Jouahri, wali del Banco Central de Marruecos,  afirmó que “hay bancos que no confían en el Banco Central", para añadir que  "La credibilidad del Banco Central ha sido puesta en cuestión", se lamentó Jouahri.

* Una devaluación del dírham favorecería enormemente el poder adquisitivo de los extranjeros en Marruecos; sin embargo, podría afectar negativamente al comercio ceutí, ya que el poder de compra de los ciudadanos marroquíes se reduciría considerablemente.

No habrá devaluación, así lo aseguró el máximo responsable del Banco de Marruecos, Abdellatif Jouahri, para añadir  que los bancos que han  mostrado temor ante dicha medida "llevan tiempo revoliendose en el mercado de divisas".

En una conferencia de prensa, Jouahri afirmó que “hay bancos que no confían no confían en el Banco Central",para añadir que  "La credibilidad del Banco Central ha sido puesta en cuestión", se lamentó Jouahri.

El Wali reveló que "la demanda de moneda extranjera de los bancos en el Banco Central de Marruecos ha llegado a más de mil millones de dirhams en un solo día en el mes pasado ".

Los bancos compraron divisas extranjeras por temor a una posible devaluación del dírham,

Para el responsable del Banco Central de Marruecos, "los financieros han realizado operaciones de cobertura absolutamente  inútiles”, todo ello en una rueda de prensa para anunciar oficialmente la reforma del sistema de cambio.

Ya en el mes de octubre se anunciaba la intención de liberalizar los tipos de interés en el segundo semestre de 2017.

El Banco de Marruecos pretende asegurarse que la economía marroquí esté preparada para la transición hacia un sistema como el del cambio flexible, en el que se requiere una correcta gestión de los desequilibrios macroeconómicos, así como la existencia de un sector bancario sólido y un elevado nivel de reservas.

El sistema de cambio flexible ofrece al país la ventaja de mantener una política monetaria independiente, si bien se requiere que el mercado de divisas y otros mercados financieros  estén suficientemente desarrollados para absorber las perturbaciones económicas sin sufrir fluctuaciones importantes del tipo de cambio. Asimismo, se necesitan instrumentos financieros para cubrir los riesgos creados por las fluctuaciones cambiarias.

Por tanto, este nuevo sistema se considera ventajoso para economías fuertemente industrializadas al  garantizar el equilibrio exterior. Por tanto, en situaciones de déficit de balanza de pagos, una  reducción del valor de la moneda permite el encarecimiento de las importaciones y la bajada del precio de las exportaciones, lo que permite restablecer nuevamente el equilibrio comercial. No obstante, también plantea problemas como una mayor incertidumbre o una fuerte exposición a la especulación financiera.

En la actualidad, Marruecos aplica un régimen de paridad fijo con una atracción del dírham a divisas como el euro (60%) y el dólar (40%).