• Miércoles, 18 de Julio de 2018

¿DÓNDE LA JUSTICIA Y DÓNDE EL ISLAM?

La tragedia pudo ser mayor

* La tragedia se produjo unos metros antes del paso que comunica con la parte española.

* El Club de Residentes Ceuta ha iniciado una ronda de contactos con diputados de la zona para estudiar el fenómeno de la frontera y sopesar una interpelación al Gobierno en el Parlamento de Rabat.

Los agentes tuvieron que actuar con fuerza para impedir que todas las personas que esperaban pudieran alcanzar el paso que conduce hasta Ceuta, ya que de haberlo conseguido la tragedia podría haber alcanzado dimensiones inimaginables.

El paso marroquí que comunica con el denominado Tarajal II es zigzagueante, de no más de 2 metros de ancho y de paredes altas e inaccesibles para el salto. Un sitio nada recomendable para reunir a miles de personas, todas ellas a la carrera. Un lugar que podría haberse convertido en un infierno para todas esas personas que esperaban para cruzarlo en dirección Ceuta.

El Club de Residentes Ceuta ha iniciado una ronda de contactos con diputados de la zona para estudiar el fenómeno de la frontera y sopesar una interpelación al Gobierno en el Parlamento de Rabat.

Se hace necesario conocer qué piensa el Gobierno marroquí sobre la situación que se vive a diario en la frontera, y que mejor que una interpelación en el propio Parlamento.

La muerte vuelve a golpear en un sitio que desde hace muchos años viene pidiendo soluciones. El Gobierno marroquí está obligado a responder y dar explicaciones sobre las muertes que se vienen produciendo. Marruecos tiene que buscar soluciones de calado a todas estas personas que han hecho del trasiego de mercancías su método de vida, sin que se atisbe ninguna alternativa que busque su eliminación el tiempo.

No se conocen planes de futuro para la zona, así como que tampoco ningún político se manifiesta sobre el drama que se vive a diario en la frontera.

Las autoridades de la frontera de Bab Sebta hacen uso de las normas según sus conveniencias. Es hora de que instancias superiores tomen cartas en el asunto y establezcan unas normas de paso conforme a los más más elementales principio de funcionamiento de cualquier frontera civilizada.

No es admisible que personas que buscan un sustento mueran en su intento, así como que su muerte no signifique nada. Los pregones en las mezquitas buscan comportamientos conforme a las normas que dicta el Islam, sin embargo, nada se hace cuando mueren seres inocentes. 

¿Dónde la justicia y dónde el islam?