• Viernes, 20 de Octubre de 2017

CRÉDITO FACIAL EN LA FRONTERA

Un tetuaní denuncia que la Guardia Civil le ordenó regresar a Marruecos porque “no llevaba visado”.

* Un ciudadano marroquí, natural y residente en Tetuán, se vio obligado a regresar a Marruecos cuando ya había alcanzado la verja española, pues según denuncia, los agentes de la Guardia Civil le dijeron que no podía pasar porque “no llevaba visado”.

Un ciudadano marroquí, natural y residente en Tetuán, se vio obligado a regresar a marruecos cuando ya había alcanzado la verja española, pues según denuncia, los agentes de la Guardia Civil le dijeron que no podía pasar porque “no llevaba visado”.

El hombre respondió que “los de Tetuán no  necesitan visado”. Los agentes no dudaron en decirle que “eran normas nuevas y que se diera la vuelta”.

Los agentes de la Guardia Civil emplazados en la frontera del Tarajal no podrán quejarse de falta de protagonismo, pues si a todo lo que viene publicándose sobre actuaciones nada acertadas para con los porteadores, ahora ponen su foco en guiones sin sentido y que reflejan la libre disposición de las normas de la que hacen gala algunos números de la Benemérita destinados en la frontera.

Al ciudadano marroquí, un importante empresario afincado en Tetuán y dedicado a la distribución de productos de parafarmacia, no le quedó otra que girar y volver a Marruecos, con claros signos de impotencia y con la sensación de haber vivido  una situación absurda e incomprensible.

RedCeuta puso los hechos en conocimiento de la Delegación del Gobierno, especialmente para saber si era verdad lo que dijo el agente cuando manifestó que eran “normas nuevas”. Un alto responsable de la Delegación del Gobierno manifestó a RedCeuta que “no había ninguna norma nueva”.

El episodio vivido por el ciudadano tetuaní, que ha pedido mantener su anonimato, se suma a otro que denunció un ciudadano rabatí hace unos días en la frontera ceutí, cuando un agente de policía le conminó a volver a Marruecos “simplemente porque  cambié de carril cuando estábamos en la cola para entregar los pasaportes, ya que no hubo nada más, pues no llegó  a pedirme la documentación”, señala.

El hombre iba acompañado de su esposa y con claros signos de alto poder adquisitivo.

RedCeuta se puso en contacto con algunos responsables de la aduana de Bab Sebta para preguntar sobre estos hechos, a lo que respondieron que “son habituales”, para añadir que “Marruecos nunca hace volver a nadie”.

Los criterios para aplicar descartes se fundamentan en simples créditos faciales, sin ningún tipo de rigor. Un asiduo de la frontera lo tiene claro: “depende de cómo les pilles”.