• Viernes, 15 de Diciembre de 2017

SE RESTRINGE EL PASO DE VEHÍCULOS DEDICADOS AL PORTEO

Marruecos frena en seco la espiral de la actividad fronteriza

* Las autoridades marroquíes han conseguido que el número de coches dedicados al porteo de mercancías disminuya drásticamente.  La idea consiste en que dicha actividad se reduzca de forma paulatina hasta su desaparición.

Las autoridades marroquíes han conseguido que el número de coches dedicados al porteo de mercancías disminuya drásticamente.  La idea consiste en que dicha actividad se reduzca de forma paulatina hasta su desaparición.

Las largas colas de vehículo cargados con mercancías ya no es noticia. Marruecos aplica una política silenciosa que tiene como objetivo erradicar una actividad que causa un daño enorme a sus intereses.  De este modo, una de las medidas puestas en marcha consiste en identificar a todos los vehículos dedicados al porteo, para de este modo negarles el acceso a Ceuta.

Los porteadores y las redes que les financian tomaron nota de las posibles medidas que Aduanas Marroquíes pensaba adoptar, por lo que optaron por favorecer el porteo mediante vehículos matriculados en Ceuta, incluso con marcas y modelos de alta gama, pero eso está sirviendo de poco.

ok 0171029_113911Ante la nueva estrategia de los porteadores y la industria que les sustenta, Marruecos respondió con nuevas medidas:  Al porteador con vehículo matriculado en Ceuta y con conductor provisto de pasaporte español, adoptó aplicar cargas impositivas, de modo que al conductor se le ofrecía la opción de pagar unas tasas aduaneras o bien el decomiso de las mercancías. Si elegía pagar, el coste final se disparaba, pues las tasas no bajan del 100% del valor, por lo que la rentabilidad de lo cargado se esfumaba.  A todo esto, únicamente podían acceder al pago de tasas  los conductores con pasaporte español, pues a los conductores marroquíes la aplicación del decomiso es automática.

Una muestra es el negocio de las mantas.  Un español que porta una manta que le ha costado 11 euros, tiene que pagar de tasas 112 dirhams, es decir, 11 euros al cambio.  Alguien ha marcado el punto y final de las mantas procedentes de Ceuta, así como otros productos cuya fabricación en Marruecos es ya un hecho.

 

Por otro lado, los porteadores con pasaporte español que optan por pagar tasas quedan identificados y pasan a un registro especial, por lo que no se descarta que se les aplique en un futuro competencia desleal al no estar dados de alta en ningún epígrafe fiscal en Marruecos. Las cosas no son tan fáciles como parecen, y de todo ello deben tomar buena nota todos aquellos porteadores ceutíes provistos de pasaporte español, que en defensa de sus intereses argumentan que tienen que buscarse la vida y que son tan marroquíes como los otros porteadores a los que se les permite el porteo, todo ello en un intento de logar el favor de los agentes de aduanas, olvidando que nada de eso les va a beneficiar; antes bien, les causará perjuicio, pues el porteador marroquí está amparado por una economía de subsistencia, mientras que la figura del  porteador ceutí es puramente comercial.

Las cosas están cambiando de forma silenciosa, sin ruidos, y todo eso puede verse en el paso Tarajal 2, así como en las naves de los polígonos, cuya actividad ha bajado en torno a un 50%.

Las cosas empiezan a cambiar. Y más en los próximos días.